miércoles, 16 de agosto de 2017

Añoranza

Añoro eso, el trabajo.
Añoro correr tras un resultado
En la cara de los trabajadores
En las manos 
Su obra, la mía.
Añoro cada expediente 
rebalsado de fojas que contaban historias,
completaban sueños.
Mi trabajo.
Añoro los barrios.
Los pastelitos de batata.
Lo abrazos con desconocidos.
El rally.
Añoro el sentido 
Colectivo.
Compartido.
Militado.
Hago algo desde las sombras 

Pero no me alcanza

martes, 13 de junio de 2017

La creación

La mente siempre va más rápido que la muñeca
Es cuestión de tiempo.
el movimiento se consolida en creación,
la creación se admira,
enorgullese.
Alienta.
Ya es mañana,
y el cuerpo recién despierta.

lunes, 27 de marzo de 2017

Homenaje a Paco.

La verdad es la única realidad

Del otro lado de la reja está la realidad, de
este lado de la reja también está
la realidad; la única irreal
es la reja; la libertad es real aunque no se sabe
bien
si pertenece al mundo de los vivos, al
mundo de los muertos, al mundo de las
fantasías o al mundo de la vigilia, al de la
explotación o de la producción.
Los sueños, sueños son; los recuerdos, aquel
cuerpo, ese vaso de vino, el amor y
las flaquezas del amor, por supuesto, forman
parte de la realidad; un disparo en
la noche, en la frente de estos hermanos, de estos
hijos, aquellos
gritos irreales de dolor real de los torturados en
el angelus eterno y siniestro en una brigada de
policía
cualquiera
son parte de la memoria, no suponen
necesariamente el presente, pero pertenecen a
la realidad. La única aparente
es la reja cuadriculando el cielo, el canto
perdido de un preso, ladrón o combatiente, la voz
fusilada, resucitada al tercer día en un vuelo
inmenso cubriendo la Patagonia
porque las
masacres, las redenciones, pertenecen a la realidad,
como
la esperanza rescatada de la pólvora, de la inocencia
estival: son la realidad, como el coraje y la
convalecencia
del miedo, ese aire que se resiste a volver
después del peligro
como los designios de todo un pueblo que
marcha hacia la victoria
o hacia la muerte, que tropieza, que aprende a
defenderse, a rescatar lo suyo, su
realidad.
Aunque parezca a veces una mentira, la única
mentira no es siquiera la traición, es
simplemente una reja que no pertenece a la
realidad.


Cárcel de Villa Devoto, abril de 1973

lunes, 13 de marzo de 2017

Movimiento.


Increíble.
Cómo hacen.
Para desarmar lo que tanto nos cuesta
Cómo saben.
Qué es lo que más nos duele.

Atados, nos quieren.
Inmovilizados

Si el movimiento es esa fuerza.
Física.
Compleja.
Activa.
Que nos pone en un lugar y nos saca de otro
Hay que moverse ahora.

Hay que moverse ahora, insisto.

Remerita fresca
Caminar
Rodeados de iguales.
Rodeados de aquellos,
que no pueden atender con paciencia
cómo delante de sus ojos,
se desarma lo construido
cómo el fuego quema las paredes de nuestro rancho.

Hay que moverse ahora
Caminar
Rodeados de iguales.

jueves, 5 de enero de 2017

Verano

Denso
aire
atrapado
corpulento
estrellado.

La brisa se viene helada
y cambia
todo cambia.

Liviano
aire
suave
que trepa
de pies
a cabeza
remueve
ideas
sentidos.

Aire
que viene
y que va.

Que pasa
que llega
que atrapa
y suelta.


domingo, 18 de septiembre de 2016

Erupción

Erupcioné
Mi interior silenciado ha estallado
En la piel
En la voz
La mirada se torna perdida 
Y la Luna no aporta su calma
Como volcán he estallado
La mandíbula se cansa de masticar
Tensionada
Melancólica 
Del bienestar que ha transitado 
Sin merecerlo, parece...
La piel estallada
Rojiza
Picada
Ardiente
Se impone, como barrera de lo que este cuerpo soporta
Es el tiempo de mirar el mar
Verlo irse...
Y respirar hasta que vuelva.

viernes, 17 de junio de 2016

El Amor primario

Que las aguas del tiempo laven nuestros pies,
que cada día del resto de tu vida añores,
los ojos
las palabras
las caricias.

Yo, en mi juego, 
recuerdo,
la inmensidad de tu pecho,
la fuerza, 
el temblor de tu voz,
tu piel porosa,
el pelo abundante.

Memoria grabada
amor siniestro,
roto,
partido perdido.

Hoy el reflejo en el espejo 
me devuelve tu parecido
mi piel en tu piel
mis ojos como los tuyos
La sangre.

No somos lo mismo
por suerte
por desgracia

Con el pecho hundido
apreté los dientes
saqué la fuerza, esa, que me enseñaste
fui la que quisiste que sea
Y la noche se volvió dia
y ya nada volvió a ser como era

No olvido
ni perdono
ni comprendo
todo lo que te amo.